Robo de identidad: amenaza tecnológica

Seguridad y privacidad

Imagine que abre su correo y encuentra una carta del departamento de recaudación de impuestos diciendo que usted debe una gran suma de dinero, ya que durante los últimos cinco años ha recolectado declaraciones de impuestos que no ha pagado. El problema es que el “usted” del que están hablando en realidad es otra persona.

Llama al número de la carta, obviamente hay un error porque usted no ha trabajado durante todo este tiempo y se ha dedicado a su cuidar de su hogar. Pero lo único que escucha del otro lado del teléfono es: “Alguien ha robado su identidad”.

En los últimos años el robo de identidad ha tomado un papel importante en la sociedad. Hacerse pasar por otra persona no es revolucionario ni mucho menos lo más novedoso, pero el abanico de posibilidades que han brindado las nuevas tecnologías a estos ciberdelincuentes sí que lo son.

El crecimiento de este delito en los últimos años es alarmante. Cada vez que un usuario completa un formulario -vía mail- con sus datos personales, existe la posibilidad de que alguien más pueda interceptar dicha información. Con la expansión de la red y su flujo constante y masivo de datos, además del Internet de las cosas, apoderarse de los archivos o interceptar las comunicaciones se hacen más frecuentes y convierte al usuario en un blanco fácil para hackers que utilizan malware especializado.

De esta forma entraron en juego los llamados “ransomware”, un tipo de programa informático malintencionado que restringe la entrada a determinados archivos del sistema y pide un rescate, por lo general una cifra de dinero alta, para poder liberar el archivo o archivos en cuestión.

La protección de los datos personales debe ser la prioridad cuando navegamos por internet. Las compras on-line son el punto frágil de los usuarios, quienes muestran y comparten todo tipo de información –personal, bancaria y geográfica- con tal de tener ese producto que desean, sin tener en cuenta qué datos aportan o en qué sitios acceden.

Este tipo de robo de identidad se observa con más frecuencia en el ámbito financiero, con el robo de tarjetas de créditos, ingresos a cuentas personales, etc. Además, los usuarios de las diferentes redes sociales o aplicaciones a las que se acceden diariamente deben prestar cuidadosa atención, ya que en ellas se vuelca todo tipo de información: desde nombre, edad y fecha de nacimiento, hasta fotografías, información laboral, escolar y familiar que pueden revelar más detalles de los pretendidos, dando así la facilidad a los ciberdelincuentes de atacar.

Aprovechar avances y herramientas que se encuentran a disposición para lograr una mayor seguridad en nuestras cuentas es responsabilidad invididual de cada usuario y la clave para prevenir esos desagradables ataques virtuales.

Desde establecer una conexión segura, es decir no conectarse a cualquier WI-FI gratuito, a entrar siempre a los enlaces de las páginas oficiales, especialmente si se ingresarán datos bancarios o financieros, también prestar atención a las compras on-line y los mails que anuncian premios de concursos ficticios. El objetivo final en el avance de la tecnología es la educación del usuario, para lograr  mayor seguridad y determinación a la hora de enfrentarlos diversos tipos malware.

[Imagen de Shane Adams | Flickr]

0 comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

También le puede gustar