¿IoT o Internet de las Amenazas?

Un mundo inteligente

Internet de las Cosas se ha transformado en el mayor desafío computacional dentro de la computación ubicua, plasmando un mundo en donde constantemente se estarán dejando huellas digitales de todas las acciones y revelando cuáles son sus centros de interés, a menudo sin ni siquiera ser consciente de que estos son los marcadores de identidad.

Los usuarios están comenzando a tomar conciencia de los riesgos que corre su privacidad, y en los últimos tiempos ha habido proyectos digitales o servicios que han sido criticados muy duramente tras las protestas públicas (por ejemplo Facebook de política de confidencialidad, la puesta en marcha de Google Street View, retención de datos en Alemania, etc).

Si no se brindan las respuestas anheladas a estos problemas, un clima de desconfianza, o incluso suspicacia, se apodera de la opinión pública y de los principales formadores de opinión.

En el ámbito de la innovación TIC, pueden surgir grandes daños colaterales, tanto desde una perspectiva económica, como de aceptación social inclusive.

Algunos ejemplos de los campos que podrían ser afectados si se cuestiona el concepto de privacidad de la información personal y no se resuelve mediante el uso de herramientas que permitan una administración eficiente de certificados digitales que garanticen la identidad de los usuarios son:

1.- Aplicaciones para ayudar a las personas mayores (automatización del hogar).

2.- Aplicaciones para economizar energía (medidores smart).

3.- Aplicaciones de Monitoreo Médico (registros personales de salud).

4.- Aplicaciones de publicidad en línea y personalización de servicios (controlador de Internet).

5.- Aplicaciones de Geolocalización (la puerta de entrada a miles de nuevas aplicaciones que se crearán en el futuro).

6.- Aplicaciones para administrar redes sociales. PIT (Protección de la Intimidad Tecnológica).

Las compañías de tecnología que se encargan de crear nuevas propuestas en el mundo de IoT deben pensar en proporcionar soluciones diseñadas de acuerdo a dos principios básicos a la hora de requerir datos: minimización y soberanía.

El ejercicio de diseñar nuevas soluciones enfocadas a la protección de la privacidad debe asegurar conocimientos especializados en diversos campos, en particular: en seguridad, redes, grandes datos, criptografía, programación e idiomas, etc.

Paralelamente deberá tomarse en cuenta la estrecha relación entre las tecnologías, la ley vigente en cada país y las ciencias sociales.

Bajo esta óptica, vemos en las técnicas de desarrollo del futuro cercano, la necesidad de incluir un analista de seguridad, trabajando junto al arquitecto y a los analistas funcionales, para poder establecer métodos de borrado gradual o total de huellas que el usuario haya dejado grabadas, (derecho al olvido), protección de datos médicos y accesos seguros de los médicos a dichos datos.

Internet de las Cosas es aún un concepto que deja ver algunas imágenes del futuro, pero debemos ser conscientes de la seguridad y la privacidad de los usuarios, para evitar que se transforme en Internet de las Amenazas. Hasta no alcanzar un grado de madurez generalizado en este sentido que brinde seguridad y privacidad, no veremos una explosión de IoT, tal como algunos analistas promueven de manera irresponsable si no se soluciona la seguridad y la privacidad de los usuarios.

Por Marcelo Lozano, experto en seguridad digital.
@rmarcelozano

 

0 comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

También le puede gustar