Derecho al Olvido; cuando la norma perjudica al conjunto de la sociedad

Seguridad y privacidad

Cuando buscamos información en línea damos por sentado que vamos a tener una respuesta inmediata. Nunca en todo la historia de la humanidad buscar y obtener información sobre algo o alguien ha resultado tan fácil. Todo esto es gracias a la evolución de la tecnología y a la inversión de múltiples compañías que permitieron hacerlo realidad.

Cualquier persona podría dar por sentado que los límites de estas búsquedas estarían dados por la difamación, imágenes o contenido relacionado con el abuso infantil, información que contenga malware, material que reivindique el nazismo o cualquier otro delito de segregación racial, cultural o social.

Pero casi sin darnos cuenta, Internet transformó la cultura del mundo y se constituyó en el mayor ejemplo ejercicio de los derechos humanos. Donde se establece en el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos que “toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye la libertad de sostener opiniones sin interferencia y de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas a través de cualquier medio y sin consideración de fronteras”.

RECOMENDADO: ¿Por qué se creó el día internacional de protección de datos?

Ahora bien, a raíz de una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea el mundo de la tecnología debe involucionar a un estado muy primitivo, en el cual, cualquier individuo puede solicitar ser excluido si la información que figura en la Web es “insuficiente, irrelevante o ya no es relevante, o excesiva”.

Quienes vivimos en América Latina, sabemos que Internet es la base de nuestra memoria cercana atendiendo a miles de denuncias de corrupción política. Pero la Corte Europea encontró que las personas tienen derecho a solicitar información para ser removidas de los resultados de búsqueda que incluyan sus nombres si estos preceptos se cumplen.

La valoración que aplica la Corte Europea es sumamente vaga, confusa y extremadamente supina. Inclusive que los motores de búsqueda no pueden apelar a una “excepción periodística”, como sería en el caso de un dictador corrupto. Es evidente que el sentido común fue el gran ausente de esta decisión judicial, es legal que el contenido esté en un sitio web, pero es ilegal encontrarlo. Sería como tener un supermercado en medio del desierto, totalmente equipado y abastecido, pero herméticamente cerrado.

TE VA INTERESAR: ¿Qué riesgos tiene el bloqueo en las redes sociales en las manifestaciones?

En la resolución primó el derecho de ex políticos para que puedan retirar críticas a sus políticas en el cargo; que delincuentes peligrosos puedan bloquear que los artículos que hablan sobre sobre sus crímenes sean encontrados o que la valoración escrita de profesionales irresponsables sean desconocidas y tapadas.

Esta nueva legislación atenta contra la transparencia en Internet. Nunca se podrá informar la razón específica acerca de la causa de por qué han eliminado cierta información, ya que podría violar los derechos de privacidad de un individuo en virtud de la decisión de este tribunal. Esta norma esconde, tras el derecho a la privacidad, herramientas peligrosas que pueden atentar contra la sociedad en su conjunto.

Es un tema complejo, sin respuestas fáciles.  Apelamos a un debate sustentable en América Latina con un equilibrio lógico entre privacidad y seguridad digital, generando un marco en el que cualquier motor de búsqueda pueda brindar una respuesta instantánea y adecuada.

Por Marcelo Lozano, experto en seguridad digital.
@rmarcelozano

Nota del editor: la nota sale el contexto que el derecho al olvido empieza a tratarse en América Latina. El pasado 28 de enero de 2015, el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) de México falló a favor de un particular en una causa contra Google México, resolución que la empresa ya ha apelado.

El usuario pidió que se removieran de los resultados de búsqueda su información, caso que si se lleva a cabo, sentará un precedente para otros particulares, empresas, organismos públicos, políticos, entre otros, para pedirle al buscador que remuevan su información de los resultados. Con el riesgo que esto puede representar.

Como hemos visto, en Europa este tema se está tratando desde mayo del año pasado, donde según la agencia AFP, en promedio mil personas piden que sean removidas de los resultados por día. En este sentido, la agencia Reuters agrega que Google ha recibido más de 200 mil solicitudes de toda Europa que afectan a más de 700,000 direcciones, aunque aclaró que por el momento, el derecho al olvido sólo está vigente en dicho continente.

Cabe aclarar esto no significa que el contenido será borrado de Internet o no aparecerá en otros buscadores, como Yahoo o Bing. Sino que determinada información solamente será eliminada de los resultados del buscador que posee una participación preponderante.

Esto es significativo y puede favorecer o encubrir crímenes, pedofilia, casos de corrupción y estafas, entre otros delitos, como también afecta el derecho al acceso a la información definido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU): “la libertad de información es un derecho fundamental y… la piedra angular de todas las libertades a las que están consagradas las Naciones Unidas”.

 

 

0 comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

También le puede gustar