El costo oculto de las aplicaciones gratis en Internet

Seguridad y privacidad

10446351_10152968326914307_108741933854563026_nEn Internet existen diferentes juegos, aplicaciones y servicios gratis que utilizamos todos los días. Sin embargo, lo que aparenta ser gratis puede tener un costo oculto, ya que normalmente se paga por otros medios porque el dinero no es la única moneda de cambio en la red. Debemos tener presente que estamos en una época donde los gustos y la información personal son cada vez son más cotizados en el mercado y sobre todo por los anunciantes.

Por mucho tiempo la red no necesitó métodos de pago ya que casi todo se ofrecía de forma gratuita. Estamos hablando de cuando fue cuando la plataforma era apenas una herramienta académica o para aquellos “geeks” y curiosos de la tecnología. En nuestros días es totalmente diferente, en gran parte, porque está orientada a los negocios, aunque la cultura de conseguir productos gratis en Internet sigue arraigada en la mente de los usuarios.

Las personas se acostumbraron a los contenidos gratuitos o tienen recelo de realizar un pago online por miedo a ser estafados. El resultado de esto fue la creación de nuevos modelos de negocios basados en productos y servicios gratuitos. Los cuales pueden ser genuinamente gratuitos o incluir alguna forma de pago. Por esto, una de las habilidades imprescindibles de los usuarios de nuestros días es reconocer estos modelos y comprender los riesgos que ocultan.

[RELACIONADO: ¿Utilizas WiFi gratis? ¡sorpresa!]

De esta forma, antes de consumir o descargar alguna de estas aplicaciones o servicios es importante preguntar por qué esto está siendo ofrecido de forma gratis. Esta pregunta es crucial ya que definirá qué tan segura y privada será el producto o la aplicación. La segunda pregunta es ¿quién es el desarrollador? Y el tercer paso es clasificarlo según las siguientes categorías:

  • Con contenido publicitario: es una vía para ofrecer productos o servicios por medio de una aplicación gratuita. Es posible que cuenten con ad-ware. No existe control sobre los anuncios aparecen y algunos contenidos pueden ser inadecuados. En algunos casos, la publicidad se quitará si se adquiere la versión “Premium” de la aplicación.
  • Creación de perfiles de usuarios: “Si tú no pagas por un producto, tú eres el producto”. Empresas que ofrecen una plataforma de forma gratuita, como Google o Facebook, trabajan con la información que recolectan de los usuarios con fines de marketing. Lo que se detecta aquí es un problema en la privacidad de las personas, ya que no existe un control de qué se hace con la información. Se debe tener presente que, por ejemplo, en redes como Facebook, se exponen las relaciones personales, gustos y vida privada entre otras cuestiones, las cuales son registradas por la compañía y se utilizan para fijar categorías para ofrecer determinados productos o servicios.
  • Fines ideológicos: el objetivo de estas aplicaciones, en general, es ir en contra de las grandes corporaciones o favorecer al anonimato en línea. Un ejemplo es el buscador Firefox o, entre otros sistemas operativos, el Linux. Este modelo de negocios es seguro para el cliente, aunque los productos y servicios que se ofrecen no siempre cumplen con todas las necesidades de privacidad por el mantenimiento que requieren. 

    [TE PUEDE INTERESAR: Las cuatro caras de la privacidad digital]

  • Costo por servicio adicional: son aquellas aplicaciones que ofrecen un servicio básico de forma gratuita, aunque si se quiere mejorar la calidad del servicio o ampliar la cuota que se ofrece, se debe abonar un determinado monto. En su mayoría son aplicaciones confiables con las cuestiones de seguridad y privacidad necesarias. Un ejemplo de este tipo de servicio es younited, donde el usuario tiene 5GB de almacenamiento gratis y si quiere más espacio, debe abonar un monto según a cuánto que quiera ampliar su nube privada.
  • Contenido pirata: determinados contenidos son ofrecidos de forma gratuita por ser piratas. Aunque este tipo de servicios es ilegal en todos los países, por eso el usuario corre sus propios riesgos cuando los utiliza. Sumado a esto, hay ocasiones donde se distribuye malware en el software pirateado, por lo que es un doble riesgo el que corren las personas.
  • Malware y estafas: a menudo se disfrazan en las ofertas gratuitas. Se recomienda extrema precaución si trata de inscribirse para enviar información “libre” en forma de mensajes de texto. Los estafadores pueden recoger a través de mensajes falsos enviados al dispositivo móvil. Es prácticamente imposible evitar tales cargos. Lo que parece ser un programa de utilidad también se puede convertir en un software malicioso.

Es por esto que se debe tener presente, como dice el viejo refrán, que “lo barato sale caro”. Es necesario que si los usuarios están accediendo a un producto, servicio o conexión gratis, sepan que posiblemente estén poniendo en juego sus datos personales. Por eso, es importante conocer cuáles son los permisos que le damos a las aplicaciones cada vez que la instalamos. Si bien los desarrolladores están haciendo que cada vez sea más amigable leerlos, también existe una aplicación en Android que ayuda a las personas a saber qué permisos le están dando a cada aplicación que tienen.

Valora este artículo

0 votos

0 comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

También le puede gustar